¡Hecho!

Realizada ayer la entrega de esas «peligrosísimas» octavillas. Gracias a las compañeras que se lo curraron.

Acerca de colladomedianotomalaplaza

Blog de la Asamblea Popular de Collado Mediano
Esta entrada fue publicada en Convocatorias. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¡Hecho!

  1. Carlos dijo:

    Cómo fue la entrega? Los peregrinos las cogían? Os recriminaban algo? se detenían a hablar con vosotr@s?

    • Mercedes Pérez dijo:

      Carlos… fue una experiencia religiosa, y no es broma. Al final por cosas del destino, estuvimos Elena y yo, muy tranquilitas y decidimos quedarnos a esperar el tren. En el primero que estuvimos, apenas llegaron una docena, y les dimos las octavillas sin problema por lo que decimos irnos al polideportivo a repartirlas y hacer tiempo para el siguiente tren. La policía estuvo allí (en la estación), dio una vuelta y se fue. En el polideportivo, dejamos una octavilla en el tablón y repartimos algunos, pero no quisimos poner en un compromiso a la persona encargada del polideportivo y nos fuimos. Pequeña charleta en «italiani» con un papaflauta que al leer el panfleto, de forma bastante mafiosi me increpó diciendo que se había gastado en Madrid 75 € yo le dije «bene,bene» con mi mejor acento napolitano jejejejeje… Tiró la octavilla a la basura, un poquillo maleducado el chaval, su compañero en cambio fue muy respetuoso y cuando leyó la octavilla nos la devolvió.
      Volvimos a la estación y llegó el tren repleto de peregrinos italianos, repartimos un montón. Apareció de nuevo la policía y nos preguntó què estábamos repartiendo, si era publicidad. Les damos una octavilla para que la lean y nos dicen que no hay problema y seguimos repartiendo con la mejor de las sonrisas y con una educación exquisita. Entre los chavales había de todo, pero en general no hubo mal rollo. De nuevo se acercan los cuatro agentes y nos dicen que estemos tranquilas y que no respondamos a una pareja de españoles (matrimonio de cincuenta para arriba) que quería que nos detuvieran y que nos impidiera repartir las octavillas «porque estaba prohibido». A partir de aquí la cosa fue surrealista y difícil de contar. Este matrimonio furibundo, nos miraba de una manera que daba miedo ¡que agresividad! Les decían a los polis cómo nos tenían que tratar. La poli se pone nerviosa y les dice que se retiren y les dejen hacer su trabajo. La señora dice que no se va por que «hay libertad y a ella le da la gana quedarse»… Los policías llaman al Cabo para preguntar qué hacer. Le leen la octavilla y de nuevo nos dicen que no hay problemas que no estamos haciendo nada ilegal. Elena y yo quitándole importancia para que no hubiera ningún altercado con el matrimonio. Al final se fueron echando pestes. Estuvimos hablando con los agentes, que flipaban en colores porque de alguna manera esperaban una panda de desalmados que iban a linchar a los peregrinos en la estación según las noticias que les habían llegado y se encuentran con nosotras dos. Uno de ellos me preguntó que qué hacíamos cuando nos entraba la gente de esa manera y le dije “llamaros a vosotros” y lo dije sinceramente. Si no llega a ser por que están ellos, me temo que estos señores no se hubieran controlado lo suficiente. Nos pidieron el dni y nos tomaron los datos. Nos dijeron que no nos preocupáramos que era un mero trámite pero que no había nada que temer. Y yo y creo que Elena también, les creí. Esa es la experiencia….

  2. Carlos dijo:

    Jajaja Mamma mia, grandissimo!! Anda, que vaya con la pareja de cincuentones… »Me quedo porque hay libertad» dice. »Pues la misma libertad que tengo yo para repartir octavillas, no? Acaso en tiempos del nacionalcatolicismo había más libertades, señora?» teníais que haber respondido, jejejeje.
    Algo preocupante es la descripción que habían recibido de nosotros desde el ayuntamiento los policías. Lo flipo. Menos mal que los policías fueron majos. Ahora queda solo convencerles para que se vengan a una asamblea!!

  3. Miguel Angel dijo:

    Yo no lo habría hecho mejor, Seguro que habría metido la pata. Que paletos, que sinvergüenzas y que fachas. Que se vallan a la M…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *